Página Principal
Requerimientos Técnicos Mapa de Sitio Enviar un correo electrónico
 
 
 

Láser de Diodo :: Blanqueamiento

BLANQUEAMIENTO QUÍMICO DEL LOS DIENTES
Regresar al tema anterior Continuar con el siguiente tema

Cualquiera que sea la sustancia o la tecnología elegida, todos los sistemas de blanqueamiento actual incluyen la acción de diversas concentraciones de peróxido de hidrógeno, asociado o no con un tratamiento previo de la superficie de esmalte.                      

Aunque el mecanismo de acción del peróxido de hidrógeno puede variar ligeramente de una tensión a otra, generalmente actúa mediante sus propiedades oxidantes una vez que se empieza a descomponer bajo efectos del calor, la luz o ciertos activadores químicos. Los químicos, especialmente aquellos que trabajan en la industria papelera o textil, han estudiado ampliamente las diferentes reacciones de degradación del peróxido de hidrógeno. Actualmente hay dos reacciones aceptadas.




La primera reacción -fotodisociación- se induce por la luz y un aumento de temperatura. Hace que aparezcan moléculas de oxigeno, las cuales tienen solamente propiedades oxidantes menores. Esta reacción es la mas fácil de producir, y a menudo es una reacción primaria.


La segunda reacción -disociación aniónica- se produce por un pH básico en presencia de ciertos activadores. Su resultado es la formación de iones de peroxido de hidrogeno (HO2-), que, de acuerdo con Zaragoza (1983), tienen una capacidad oxidante notablemente superior.


Esta disociación aniónica es más difícil de obtener. Según Feinman y cols. (1991), puede existir una tercera reacción, es decir, una combinación de (1) y (2), que acabaría en la formación de iones de oxigeno y HO2. Sea cual sea la reacción, los productos de la degradación del peróxido de hidrógeno oxidan la agente colorante; por lo tanto, atenúan la tinción. Al contrario de lo que ocurre con el ácido clorhídrico, el bajo peso molecular de los productos de degradación del peróxido de hidrógeno les permite pasar a través del poro natural del esmalte.


El peróxido de hidrógeno tiene, de esta manera, una acción superficial y profunda a la vez. En ciertas circunstancias, puede incluso alcanzar la unión amelodentinaria e infiltrarse en la dentina. El peróxido de hidrógeno no tiene efecto abrasivo, cualquiera que sea la concentración utilizada, afectando solo los pigmentos oxocromos y cromóforos, que producen el color natural a las coloraciones patológicas de los dientes.

   


 


 
Regresar al tema anterior Continuar con el siguiente tema

 

Agradecimientos

Este sitio fue desarrollado por Digital Plexus